Cómo elegir el jardín vertical ideal

¿Cuantos tipos de jardines verticales hay?

Un jardín vertical puede ser de tres tipos, natural, preservado y artificial. Se diferencian entre ellos por el material con que están elaborados. Así, tenemos el natural que se compone de planta viva la cual necesita cuidados y riego. Sin embargo el preservado y el artificial no requieren de mantenimientos especiales.

Un jardín vertical acorde a tu estilo de vida

Eres una persona que te gusta la naturaleza, eres detallista, se te da bien cuidar las plantas y tienes tiempo para ellas. Entonces tu jardín vertical es el natural. Disfrutarás cuidándolo, regándolo y mimándolo para que se mantenga bonito y perfecto.

Eres una persona urbanita y amante de la ciudad. Aun así te gusta la naturaleza, pero no tienes tiempo para dedicárselo a tus plantas, además no se te da bien cuidarlas. No te preocupes, no pasa nada, los jardines preservados y artificiales son ideales para tu estilo de vida. No te tienes que preocupar de regarlos ni cuidarlos. Lucirán siempre tan espectaculares como el primer día.

¿Interior o exterior?

A la hora de elegir un jardín vertical también hay que considerar donde se va a ubicar, no es lo mismo instalarlo en el salón de casa que en el jardín.

¿Qué hay que tener entonces en cuenta?

Los jardines naturales son ideales para exterior, se pueden instalar también en pequeñas terrazas, las plantas se elegirán en base a los gustos, a la climatología y condiciones del lugar. Si no quieres preocuparte de nada, en el exterior también se pueden poner jardines artificiales, aguantan perfectamente todas las inclemencias del tiempo y la luz del sol directa.

Si la idea es instalarlo en interior los jardines preservados son la mejor opción, como hemos destacado antes, no necesitan mantenimiento, ya que están elaborados con planta natural sometida a un proceso que mantiene su aspecto durante años como el primer día. También puedes decantarte por un jardín vertical artificial para interior, tan solo te tendrás que preocupar de limpiarle el polvo.

Y tú, ¿Ya te has decidido por tu jardín vertical ideal?